La historia de Netflix hasta superar los 75 millones de usuarios

sede netflix

Los comienzos de Netflix se remontan a 1997. Reed Hastings alquiló la película Apollo 13 en un video club y la devolvió con seis semanas de retraso. Como consecuencia, tuvo que pagar una bochornosa multa de 40 dólares. El suceso le hizo pensar que, quizás, fuera posible concebir un servicio de video club sin riesgo de penalizaciones por devolución tardía. Hastings, por cierto, acababa de vender su primera empresa, Pure Software, con 640 trabajadores.

Tras investigar el mercado de los DVD, ligeros de peso en comparación con los video casetes, llegó a la conclusión de que podía combinar el envió de DVDs a domicilio con soluciones de e-commerce para hacer el alquiler más eficiente. Fue así cómo lanzó Netflix: los clientes podían seleccionar las películas en la web, recibirlas luego por correo ordinario, y enviarlas de vuelta una vez vistas. Inicialmente, los usuarios pagaban por cada DVD que alquilaran, siguiendo el modelo del video club tradicional. Este primer intento no funcionó. El servicio empezó a expandirse rápidamente en septiembre de 1999, cuando Hastings ofreció suscripciones mensuales con alquileres ilimitados.

El problema de este modelo era la logística: asegurar que los DVDs se entregaban a los clientes en el menor tiempo posible desde que los seleccionaban en la web. De hecho, muchos se quejaban de que el servicio era demasiado lento. Netflix necesitó años para perfeccionar sus operaciones, que requerían de una amplia red de centros de distribución próximos a sus clientes, hasta finalmente conseguir que el 80% de estos recibieran entregas de un día para otro.

En el año 2000, justamente con la idea de mejorar su capacidad logística, Hastings propuso a Blockbuster, entonces líder indiscutible de alquiler de películas, asociarse para dar visibilidad a Netflix en los establecimientos de Blockbuster, cuya presencia digital podría ser gestionada por Netflix. Los directivos de Blockbuster prácticamente se rieron de los de Netflix; en su opinión, el envió de películas a domicilio era un mercado de nicho sin demasiado recorrido. En un momento dado, incluso, Blockbuster tuvo la oportunidad de comprar Netflix por 50 millones de dólares, pero sus mandatarios carecieron de la visión necesaria para cerrar la operación. Blockbuster quebró en 2010.

Ese mismo año Netflix obtuvo unos beneficios de $160 millones, a la par que viraba su estrategia para centrar esfuerzos en su plataforma de video bajo demanda, que había lanzado en 2007. El streaming había estado en los pensamientos de Hastings desde el principio, y ahora la adopción a gran escala de la conexión de banda ancha por fin lo hacía viable. Actualmente, sobre las diez de la noche de un día normal, Netflix acapara más de un tercio del tráfico de banda ancha en Estados Unidos, como puede verse en el gráfico.

trafico netflix

En 2015, la compañía acumulaba 75 millones de usuarios repartidos por 190 países (con la excepción destacada de China), que consumen más de 125 millones de horas de sus contenidos al día. Como puede observarse en los resultados de Netflix correspondientes al último trimestre de 2015, sus ingresos trimestrales se aproximan ya los dos mil millones de dólares. El streaming fuera de Estados Unidos, aunque aún arroja pérdidas, sigue creciendo y se extiende a más de 27 millones de usuarios de pago. Por su parte, el envío físico de DVDs, si bien se encuentra en declive, continua siendo rentable.

resultados netflix

 

Algunas de las claves del éxito en la historia de Netflix son las siguientes.

Una cultura de aprendizaje continuo. Su transformación progresiva en empresa de streaming así lo demuestra, y contrasta con la inmovilidad de su malogrado competidor, Blockbuster. Hastings afirma que su trabajo consiste en procurar una atmósfera de aprendizaje, en dar libertad a sus empleados para que puedan hacer su trabajo. Llama la atención el que Netflix tienda a contratar a personas de mayor edad en comparación con otras tecnológicas; contratan a adultos ya formados, de ahí que “les dejen” desarrollarse por unos años en Google y similares.

oficinas netflix

El “recomendador” de contenidos. El sistema de valoración de contenidos de cinco estrellas es uno de los parámetros fundamentales que Netflix utiliza en sus algoritmos, a fin de realizar recomendaciones personalizadas sobre series y películas. El análisis de datos para ofrecer a los usuarios exactamente lo que quieren consumir de acuerdo con sus gustos y preferencias es posiblemente una de las ventajas competitivas más difíciles de imitar, y que Walmart y Blockbuster minusvaloraron cuando lanzaron sus propios servicios de envío de DVDs.

La alianza con Amazon. Netflix es el cliente más importante de Amazon Web Services, el brazo de cloud computing de Amazon. La empresa de Jeff Bezos tiene su propio servicio de streaming, de modo que estamos ante una interesante relación de amor-odio. Los 700 ingenieros de Netflix han desarrollado software propio para explotar al límite las posibilidades de los centros de datos de Amazon, que decodifican millones de horas de video para los 75 millones de usuarios de la plataforma. Según los ingenieros de Netflix, usan la nube de Amazon de forma más eficiente que el propio e-commerce de Amazon. Para algunos, en cambio, confiar su infraestructura a Amazon en lugar de contar con servidores propios es signo de una enorme dependencia a futuro. De momento, el modelo funciona.

La creación de contenidos propios. House of Cards o Narcos son algunas de las series que Hollywood ha producido en exclusiva para Netflix, que gracias a ello compite con los principales canales de pago como HBO. La diferencia es que Netflix puede permitirse, por ejemplo, publicar de una sola vez una temporada completa. Tampoco tiene la necesidad de facilitar datos de audiencia, al no depender de los ingresos por publicidad. Ya en 2013, las series propias de Netflix cosecharon 31 nominaciones a los Emmy Awards. El lanzamiento de series exclusivas se ha revelado adicionalmente como una herramienta de marketing global y más eficaz que cualquier campaña de publicidad al uso.

Disponibilidad en múltiples dispositivos. Los contenidos de Netflix se decodifican a medida de centenas de dispositivos móviles, incluyendo Xbox, Playstation y Nintendo Wii.

Comentarios(2)

  1. Alberto 20 marzo, 2016

Deja un comentario