Consejos del Maestro a Nasrudin

A continuación transcribo una breve historia recogida en el libro más leído y recomendado por mi madre, “El aprendizaje de la serenidad” (páginas 98 y 99).

“Un día Nasrudin se presentó delante de su Maestro; estaba muy afligido. Cuando el Maestro le preguntó por qué sufría, Nasrudin comentó: Su casa era un infierno; era demasiado pequeña; sólo tenía dos habitaciones: una para el matrimonio, y la otra, para sus tres hijos. Pero las circunstancias se habían complicado. La abuela se había venido a vivir con ellos, y constantemente había disputas y gritos entre la abuela, la madre y los nietos. Venía a pedirle consejo. El Maestro le preguntó si realmente quería obedecerle. Nasrudin insistió en que había venido precisamente con ese propósito; estaba decidido, porque no podía aguantar más tantos sufrimientos. «¿Cuántos animales tienes en el corral?», preguntó el Maestro. Nasrudin le contestó: «Tres cabras, cinco gallinas y un cerdo». «Anda -le dijo el Maestro-, vuelve a tu casa y mete dentro a todos los animales; y ven de nuevo después de siete días». Nasrudin sintió un profundo malestar al oír el consejo que le había dado el Maestro; pero lo había prometido, y estaba decidido a seguir su consejo. Durante siete días aguantó lo que ahora parecía más que un infierno. Cuando de nuevo volvió a encontrarse con el Maestro, se echó a sus pies: aquella convivencia are insoportable; todo había empeorado; ¡así no podía vivir! «Anda -le dijo de nuevo el Maestro-, vuelve a casa, y echa de nuevo al corral a todos los animales». Nasrudin volvió muy contento, echó fuera a los animales, y su corazón se llenó de gozo viendo la paz que había recobrado. Muy contento volvió de nuevo al Maestro. Nada había cambiado…, pero sí habían cambiado sus pensamientos. ¡Su casa era ahora un paraíso!”

Pues eso. Ni en las peores circunstancias estamos tan mal: todo está en nuestra cabeza. Acuérdate de las tres cabras, las cinco gallinas y el cerdo. Tampoco cuando todo marcha viento en popa estamos tan bien, siempre se puede mejorar. Relativicemos.

Imagen: Pixabay.

Deja un comentario