Nos hacen falta más mujeres

mujeres-startups

De las 10 startups que analizo en el libro «Millonarios» (Tuenti, LetsBonus, Toprural, Wuaki TV, Milanuncios, Trovit, La Nevera Roja, Akamon, Privalia y Ticketbis), solo en un caso encontramos a una mujer dentro del equipo de fundadores. Es Marta Esteve, co-fundadora de Toprural junto a François Derbaix. El resto fueron creadas por hombres. Ninguna de las 10 empresas tuvieron a una mujer como CEO. Es cierto, eso sí, que hubo mujeres como Gemma Sorigué (Lestbonus) o Koro Castelllano (Tuenti) que jugaron un papel relevante en estos proyectos.

El predominio de varones me pareció abrumador y alarmante. Mi experiencia personal me sugería algo similar: he conocido a muchas menos mujeres CEO o fundadoras que hombres. Y no hablemos de encontrar a mujeres programadoras, que en mi red de contactos casi puedo contar con los dedos de una mano. Quise pensar, con todo, que una muestra de 10 empresas, por muy exitosas que fueran, no sería lo suficientemente representativa, y menos aún lo sería mi experiencia personal.

Sin embargo, he encontrado varios datos que confirman estas sospechas:

  • Según la encuesta realizada por Startupxplore en diciembre de 2015, en España solo el 33% de las startups tienen una mujer entre sus fundadores.
  • En el mismo sentido, según un estudio de Spain Startup, solo el 17% de los emprendedores en este ámbito son mujeres.
  • El problema existe no solo en España, sino también en ecosistemas de emprendimiento más desarrollados como el de Silicon Valley, donde las mujeres representan en torno al 35% de la fuerza laboral en las principales tecnológicas.

En cuanto a las posibles causas, algunos han apuntado las siguientes (leer más aquí o aquí):

  • La ausencia de mujeres en carreras técnicas tipo ingeniería informática o de telecomunicaciones.
  • Mayor aversión al riesgo, al poseer un sentido más acuciado de la responsabilidad familiar.
  • Dificultad para conciliar la vida personal y la emprendedora, sin límite de horarios.
  • Falta de otras mujeres emprendedoras que sirvan como referentes.
  • Menor confianza en sí mismas.
  • Menor acceso al capital riesgo, al presentar planes de negocio más conservadores.

Ninguna de estas razones me termina de convencer. Quizás sea un cúmulo de todas ellas y el resultado de una sociedad en la que la igualdad real de género está aún lejos de producirse. Tampoco veo una solución obvia. Los programas de emprendimiento dirigidos a mujeres y aumentar la visibilidad de los casos de éxito lideraros por ellas son un comienzo.

De otro lado, como mínimo, creo que los hombres que estamos en el mundillo startup tenemos que ser conscientes de esta realidad, por una razón muy sencilla: la diversidad de género es un valor para cualquier equipo de trabajo y llevará, en mi opinión, a mejores resultados. Odio a los equipos de solo dudes. Es más, hay quienes señalan que las startups encabezadas por mujeres presentan una tasa de fracaso menor. Conformar un equipo diverso, con mujeres y hombres, es algo a lo que cualquier emprendedor debe aspirar en la medida de lo posible.

 

Imagen: Youtube, captura de pantalla de la serie Silicon Valley (HBO).

Deja un comentario