Cómo escribí mi primer libro, “Millonarios”

millonarios-libro

Muchos me habíais preguntado sobre cómo fue la experiencia de escribir y auto-publicar Millonarios: historias de 10 empresas de internet españolas vendidas por millones de euros, así que espero que esta entrada sea de ayuda. El apetito inicial surgió de este mismo blog. Había escrito sobre distintas empresas españolas y entrevistado a otras tantas, aunque sin un hilo conductor claro. En un momento dado sentí que debía abordar un proyecto de mayor envergadura, y que un libro podría ser el formato adecuado. Era la oportunidad de abordar una materia en profundidad, de sumergirme en ella con reposo, sin prisas.

Al mismo tiempo, siempre me ha fascinado cómo los autores americanos han estudiado los casos de éxito empresarial de su país, aprendizaje que han compartido con el resto del mundo. Mundo al que, por cierto, han influenciado sobremanera y sin complejos. Algunos títulos como Good to Great o Blue Ocean Strategy son lecturas obligadas de la literatura empresarial. Pensé que en España necesitamos obras como estas. Millonarios es mi excusa para poner en valor los éxitos españoles, en el ámbito de internet, que es aquel al que me he dedicado y donde me encuentro cómodo. Tocaba dar rienda suelta a mi curiosidad, casi periodística: ¿Cómo lo habrán hecho los de La Nevera Roja? ¿Y el de Milanuncios? ¿Y qué pasó con Tuenti? ¿Qué podemos aprender de ellos?

Con un trabajo a tiempo completo, fijé una disciplina que me permitiera avanzar día a día, durante aproximadamente dos años. En algunos momentos fue duro, sacrificado. Se me pasó por la cabeza abandonar el proyecto, sí. Sin embargo, el tema me apasiona. La motivación siempre estuvo ahí. Me intrigaba saber cuál sería el resultado final, cuándo y cómo llegaría a una obra acabada.

Esa disciplina a la que me refería comprendía:

  • Me levantaba a las 5 o a las 6 de la mañana para aprovechar unas cuantas horas de sosiego antes de ir a la oficina. Esta fue la clave, la forma de no perder el hilo y de no dejar de progresar, por poco que fuera.
  • Noches, siempre que fuera posible.
  • Fines de semana y vacaciones, con mayor o menor intensidad, dependiendo de planes y compromisos. Nada mejor para impulsar el manuscrito que encerrarse durante varios días.

Grosso modo, las distintas fases de trabajo por las que pasé comprendieron:

  • Definición de una estructura inicial para el libro e investigación preliminar.
  • Elaboración de cada uno de los casos. Esto comprendía una parte de investigación y otra de redacción del texto.
  • Revisión y reescritura de los casos.
  • Redacción de los capítulos sobre lecciones aprendidas e introducción.
  • Hecho lo anterior, di el manuscrito a tres personas de confianza para incorporar sus comentarios y correcciones.
  • En este punto volví a revisar el manuscrito unas tres o cuatro veces; con sinceridad, perdí la cuenta. Reescribí fragmentos, a veces secciones completas, y corregí erratas hasta la saciedad.
  • Entre tanto, Kane Melegatti se encargaba de la portada.
  • Maquetación para la versión Kindle (esta la hice yo mismo, en Word).
  • Maquetación para la versión en papel. Aquí necesité de nuevo a Kane. Hubo un millón de revisiones para que todo cuadrara y los formatos no se perdieran.

Millonarios es un libro auto-publicado a través de Amazon. Si bien no soy ningún especialista en temas editoriales, me atrevo a enunciar algunas de las bondades e inconvenientes de Kindle Direct Publishing, de acuerdo con mi experiencia.

Ventajas:

  • Subes el manuscrito en unos cuantos clics, tanto la versión digital como en papel.
  • No tiene costes para el autor. En el caso de la versión papel, Amazon descuenta el coste unitario del precio antes de calcular las regalías.
  • Como autor conservas todos los derechos sobre la obra. En cualquier momento lo puedes quitar de Amazon, sin más.

Desventajas:

  • Respecto a la versión en papel, no llegas a ver un ejemplar impreso hasta que no publicas el libro, lo compras y te lo mandan. En nuestro caso, subí la primera versión en agosto y, tras realizar un primer pedido, comprobamos que había varios aspectos relevantes de la maquetación que teníamos que mejorar. Lo ideal sería disponer de un modo de pruebas que permitiera obtener el libro impreso, antes de que esté disponible para el público.
  • Como autor no dispones de libros gratuitos o a un precio descontado, lo cual sería muy útil a la hora de darlo a conocer. Si quieres un ejemplar lo tienes que comprar como si fueras un cliente más, no hay otra.
  • Amazon pone la plataforma, pero no vende por ti. Tú escribes y maquetas el libro y tú lo tienes que dar a conocer. A cambio de usar su plataforma, Amazon retiene un 40% de las regalías netas.
  • No sabes quiénes son tus lectores. Sería genial saber qué usuarios han comprado tu libro y poder hacer comunidad, pero los clientes son de Amazon y el autor no tiene acceso a esa información. Sí tienes acceso a un informe de ventas, con un desglose por países y formato.

Deja un comentario