Comentarios sobre “Buen jefe, mal jefe”

  • Utilidad práctica - 7.2/10
    7.2/10
  • Carácter inspirador - 6.5/10
    6.5/10
  • Profundidad, detalle - 6.8/10
    6.8/10
  • Entretenimiento - 7/10
    7/10
6.9/10

En Buen jefe, mal jefe, tras el éxito de su obra anterior, Estúpidos no, gracias, Robert I. Sutton habla con rigurosa claridad sobre lo que hacen los buenos y los malos jefes. Utiliza numerosos ejemplos y casos reales que hacen de este libro toda una referencia para jefes en cualquier organización y sector.  El razonamiento de partida es que todos los jefes son imbéciles, si bien pueden actuar para serlo en menor medida.

A lo largo del libro, Sutton procura numerosos consejos para convertirse en un buen jefe; entre otros, me gustaría recalcar los siguientes 10:

  • Encontrar un punto de equilibrio entre ser y no ser autoritario: “los jefes que son demasiado autoritarios perjudican las relaciones con los superiores, compañeros y subordinados; pero los que no lo son lo suficiente no presionan a sus subordinados para que alcancen objetivos difíciles”.
  • Ser consciente de que los demás observan al jefe en detalle (cómo viste, qué dice, qué hace …), a la vez que la percepción del jefe sobre sí mismo puede estar distorsionada.
  • Proteger al equipo a cargo a toda costa, es decir, “hacer de escudo” ante interrupciones en el trabajo, ante otros jefes imbéciles, clientes imbéciles, etc.
  • Ser tenaz, trabajar día a día para conseguir objetivos a largo plazo, al tiempo que se valoran las “pequeñas victorias”, es decir, la resolución de problemas o tareas menores que en su conjunto resultan en la consecución de los grandes objetivos.
  • Transmitir confianza y no dejarse llevar por la indecisión. “Como director, se cuenta con 3 armas: «sí», «no» y «no lo sé». Utilícelas. No titubee; siempre puede cambiar de parecer más adelante”.
  • Asumir la responsabilidad ante situaciones indeseadas y trazar un plan de acción para su corrección, por cuanto ello denota control y aprendizaje (por ejemplo, en respuesta a una situación de contaminación alimenticia).
  • Saber dirigir las discusiones, sin que haya perdedores; “discute como si tuvieras razón y escucha como si estuvieras equivocado”.
  • Dar mensajes sencillos y repetitivos (“sencillo como en barrio Sésamo”).
  • Dar por hecho lo mejor (por ejemplo, que el equipo cumplirá unos determinados objetivos);
  • No eludir el “trabajo sucio” o las decisiones desagradables (como, por ejemplo, un despido).

 

Foto: captura del video “Like a boss”.

Deja un comentario